Ramon Llull 2030: 35 profesionales y 100 invitados debaten sobre el futuro de Palma

El pasado viernes, 14 de abril, se ha puesto punto y seguido a las jornadas de debate y participación de la iniciativa Ramon Llull 2030 para la propuesta de un modelo de zona urbana de especial interés científico y tecnológico de Palma.

Durante tres días se han compartido, consensuado y categorizado propuestas entre 100 invitados repartidos en 10 pequeños grupos de trabajo que han definido el futuro de la fachada marítima de Palma y Nou Llevant. Lo más importante ha sido el gran consenso, el optimismo y la euforia que se ha conseguido entre todos los asistentes, coincidiendo en la necesidad de iniciar un modelo basado en el conocimiento.

Las jornadas, celebradas en la Cámara de Comercio de Mallorca, han contado con el apoyo de la UIB -organizadora del evento-, el Govern, el Ajuntament de Palma, el Colegio de Arquitectos, Endesa, la Autoridad Portuaria y la propia entidad cameral.

Durante tres días, se ha puesto hincapié en la necesidad de crear un territorio donde la colaboración por la innovación permita el desarrollo de una nueva economía. Los paneles en los que se han estructurado estas jornadas también se han centrado en la planificación innovadora del territorio a través del PGOU, que contó con un intenso debate sobre la confección innovadora del Plan de Ordenación que permita el desarrollo de modelos de concentración sin descuidar la movilidad.

El tercer panel se centró en conocer las actividades del puerto de Palma y las necesidades de permeabilizar la ciudad y el puerto para abrir la ciudad al mar. Se identificaron necesidades formativas en el sector náutico y la posibilidad de estimular la aplicación de tecnologías fruto de la investigación.

La propuesta Ramon Llull 2030 apuesta por la planificación conjunta de iniciativas que confluyan en la transformación de la fachada marítima. Ahí se incluye el barrio de Nou Llevant como pulmón de oxígeno que proporciona espacio para la integración de propuestas innovadoras dentro de la ciudad, posibilitando así la inclusión de las personas en el proyecto y aportando al talento local.

El debate ha concluido con la visualización de la importancia de las infraestructuras existentes: el Palacio de Congresos y el edificio GESA. Se ha identificado la necesidad de realizar acciones a corto plazo que permitan crear vínculos emocionales con dichas infraestructuras, entendiendo que la propuesta de un proyecto definitivo debe tener unos tiempos mayores.

Las jornadas han concluido con un aire de cambio y con proyectos continuistas de planificación de futuro fruto del debate entre los ciudadanos a partir de la experiencia y el conocimiento colectivo y no fruto de la providencia o la voluntad de unos pocos.

La iniciativa Ramon Llull 2030 ha contado con la participación continuada de más de 100 personas que, trabajando de forma intensa, han creado una red y han establecido una nueva ilusión en el futuro de las Islas Baleares a través del conocimiento.

Próximamente se publicarán las aportaciones realizadas y se abrirán diferentes velocidades de avance: a corto plazo, continuando la expansión de la iniciativa con la apertura de una participación ciudadana a través de las redes sociales. A medio plazo, diseñando e implementando proyectos que se alineen con la iniciativa Ramon Llull 2030. Finalmente, a largo plazo, buscando un pacto político por el conocimiento identificado como esencial entre los asistentes a las Jornadas.

Fuente: Ramon Llull 2030


Imagenes