Exitosa jornada sobre la responsabilidad penal de las empresas (16/03/2016)


El fiscal anticorrupción Pedro Horrach recomendó a las empresas destinar recursos económicos para prevenir y evitar daños reputacionales cuando resultan investigadas judicialmente, durante la "Jornada sobre la responsabilidad penal de la empresa y programas Compliance", organizada por Bufete Buades y RSM Spain, en colaboración con el Club Cambra Mallorca, el pasado miércoles 16 de marzo. La Cámara de Comercio de Mallorca acogió este encuentro, en el que participó más de un centenar de asistentes, empresarios y directivos en su mayoría.

A día de hoy, muchas empresas en Baleares no tienen implantado ningún programa de cumplimiento normativo para la prevención de riesgos penales de sus administradores. Ante esta situación, el fiscal Horrach explicó que "cuando el administrador de hecho o de derecho ha cometido un delito dentro de una persona jurídica, es cuando se puede considerar la responsabilidad jurídica de la empresa. La responsabilidad civil siempre es subsidiaria a la responsabilidad penal del autor de los hechos delictivos".

En el mismo sentido sugirió que "dentro de la empresa se puede crear un órgano autónomo de control, a pesar de que sea la propia sociedad la que lo pague. Esta función de control puede asumirla el consejo de administración de la empresa obligada al control, pudiendo nombrar a un oficial de cumplimiento que es retribuido con un porcentaje del dinero recuperado (o no perdido) gracias a la detección de los incumplimientos normativos; incluso se puede subcontratar a una empresa externa para que realice dicho control".

Vigilen bien al departamento que dentro de su empresa tiene una vinculación directa con la Administración Pública y su contratación. Ahí es donde estriba uno de los mayores riesgos de delito", sentenció Horrach.

Otorgar premios a las empresas que cumplen
Los programas de compliance buscan evitar el delito de las personas físicas; si pese a todo, el delito se comete, el valor del programa se manifestará permitiendo exonerar a la empresa de responsabilidad penal.

Respecto a esto, el fiscal anticorrupción señaló que "la cultura del cumplimiento normativo no sólo se consigue con el castigo. Es mucho más eficaz otorgar premios a las empresas que sí que cumplen con la legalidad vigente, como por ejemplo mediante ventajas fiscales. Hay que favorecer una cultura del respeto a la norma jurídica".

En el mismo sentido y refiriéndose a la legislación actual, señaló que "se incluye dentro de la responsabilidad penal a las administraciones públicas, pero no así al sector instrumental de las administraciones, como por ejemplo es el caso de las fundaciones, y eso debería cambiar a la mayor brevedad posible. De hecho, los protocolos de cumplimiento de la legalidad se deberían trasladar también a la Administración Pública". Y remarcó: "Una entidad fantasma, creada intrínsecamente para delinquir, no puede considerarse una persona jurídica".

Implantación de medidas que eviten que los empleados delincan
En la jornada sobre la responsabilidad penal de la empresa y programas compliance, además del fiscal Pedro Horrach, también participaron los abogados del Bufete Buades y representantes de RSM Spain.

Joan Buades, director de Bufete Buades, explicó que "quienes nos dedicamos al asesoramiento empresarial debemos conocer cómo esta criminalización no sólo afecta a Sociedades Limitadas o Sociedades Anónimas, sino también a partidos políticos, sindicatos y otras entidades".

Por su parte, el abogado penalista Llorenç Salvà apuntó que "no existe obligación de implantación de modelos de prevención de delitos en la empresa, pero eso no significa que no sea recomendable ser más competitivos con la prevención penal empresarial para evitar las posteriores consecuencias legales negativas".

En cuanto a la aplicación de los programas de Compliance en las empresas, Mario Cepero, socio de RSM Spain sostuvo que en España el 80% de pymes no tienen aplicado un programa de Compliance, lo que resulta "alarmante" si se tiene en cuenta que un 97% de las empresas de este país son pymes.

En este sentido, tanto Mario Cepero como Julio Capilla, director de RSM Spain coincidieron en advertir que no es posible generar un único modelo de Compliance genérico, sino que "cada programa debe estar adaptado a los riesgos propios de la empresa, de lo contrario no servirá para detectarlos ni para poder mejorar en base a ellos".

Texto: Bufete Buades