La unión de la energía y las islas inteligentes, a debate en Bruselas

El presidente de la Cámara de Comercio de Mallorca, José Luis Roses, y su secretario general, Antoni Grimalt, participaron, el pasado viernes 10 de julio, en la Audición Pública "Unión de la energía e islas inteligentes", organizada en Bruselas por Insuleur, la Red de Cámaras de Comercio Insulares de la UE a la que pertece la entidad mallorquina, en colaboración con el Comité Económico y Social Europeo (CESE).

En la reunión también estuvieron presentes altos cargos de las instituciones europeas, como el director general de Energía de la Comisión, Dominique Ristori, y representantes de regiones insulares que debatieron las especificidades de la 'unión de la energía' en los territorios insulares y cómo se enmarca este concepto en uno más amplio de 'islas inteligentes'. 

La 'unión de la energía' ha sido definida como una de las diez principales prioridades de la Comisión Europea y tiene como objetivo proveer a los consumidores de la UE -los hogares y las empresas- una energía segura, sostenible, competitiva y asequible.

Según la Comisión, la Unión Europea cuenta con reglas energéticas establecidas, pero en la práctica existen 28 marcos normativos nacionales. Así, se dedujo que se necesita un mercado energético integrado para crear más competencia, lo cual llevará a una mayor eficiencia mediante una mejor utilización de las instalaciones de generación de energía en Europa, al mismo tiempo que se producirán precios asequibles para los consumidores.

En la Audición Pública se hizo especial énfasis en las islas: la situación de estos ciudadanos (el 4% de la población europea vive en islas), en términos de suministro de energía, es muy diferente del resto de la población de la UE. "Como tal, merece una atención específica", según las conclusiones extraidas en el encuentro.

Asimismo, se destacó que las islas representan "una oportunidad única". Gracias a sus sistemas de energía integrados aislados y pequeños, tienen el potencial para convertirse en lugares de demostración, como un banco de pruebas para las soluciones energéticas. Representan microcosmos de un sistema energético europeo más amplio en el que los nuevos proyectos, como las redes inteligentes o el transporte eléctrico, se pueden probar de forma rápida y eficaz, se señaló durante la jornada.