El presidente de BMN analiza la economía española y los retos del sector bancario

"La economía española ha sido una de las principales beneficiadas de este entorno macroeconómico más favorable, puesto que al impacto positivo de la política monetaria, al descenso de los costes energéticos y a la depreciación del euro, se suman las reformas estructurales acometidas, que ya comienzan a dar sus frutos". Así lo afirmó el presidente de BMN, Carlos Egea, en la conferencia ofrecida, el pasado miércoles, en la Cámara de Comercio de Mallorca. Con un auditorio repleto, el acto fue presentado por el presidente de la entidad cameral, José Luis Roses, mientras que el director territorial de BMN-SA NOSTRA, Antoni Serra, dio paso al conferenciante.

Los más de 150 invitados, mayoritariamente empresarios de los distintos sectores productivos de Baleares, pudieron conocer, al detalle, el minucioso análisis que realizó de la economía y de la actualidad empresarial.

Los primeros argumentos de Egea reflejaron que "la recuperación económica se ha consolidado en los últimos meses y las perspectivas de crecimiento se han revisado al alza, especialmente en el Área Euro, aunque persistan riesgos derivados de las tensiones geopolíticas o el elevado endeudamiento, tanto a nivel público como privado".

Baleares lidera la creación de empleo
En referencia a las Islas Baleares, el presidente de BMN, el banco que integra la balear Sa Nostra, destacó el papel que desempeña el empresariado impulsando el crecimiento a través de un aumento de la productividad y competitividad: "Esto es especialmente necesario en una economía tan abierta al exterior como la balear, cuyo principal motor de crecimiento es el turismo. Para ello, la región cuenta con una clara ventaja competitiva: la gran calidad de su empresariado, que muestra grandes dosis de iniciativa y capacidad de adaptación". Egea añadió que "esto ha permitido a Baleares crecer por encima de la media nacional, y con mejores perspectivas para los próximos años, y convertirse, en los últimos meses, en la región más dinámica en términos de empleo".

Carlos Egea también se referió a las señales de reactivación económica observadas en el 2014, tanto de la inversión, como en el mercado inmobiliario y en el consumo, apoyado en la creación de empleo, por primera vez en seis años. No obstante, "la elevada tasa de paro sigue siendo uno de los principales problemas de la economía española, en particular en determinados segmentos y regiones", apunta.

La creación de empresas y la internacionalización, factores clave
Según Egea, "el sector exterior ha tenido un papel fundamental durante la recesión: las exportaciones han pasado a representar un 35% del PIB, gracias a las ganancias de competitividad y a la capacidad y vocación de internacionalización de las empresas españolas, que deben buscar una mayor diversificación para aprovechar las oportunidades de unos mercados más abiertos".

Asimismo, puso énfasis en que "la creación de empresas sería un síntoma muy bueno para la economía española, y para ello se necesita sobre todo coraje para arriesgar y un marco regulatorio que fomente el emprendimiento. Debemos, por tanto, seguir avanzando en el proceso de reformas, especialmente en el ámbito laboral y empresarial".

El papel de las entidades financieras: dar crédito a hogares y empresas
El presidente de BMN se referió a las entidades financieras que participan activamente en la recuperación económica. "Tras haber realizado un intenso proceso de reestructuración, saneamiento y capitalización, el sector bancario se encuentra en una posición muy favorable para centrarse en la concesión de préstamos, siempre con las garantías necesarias, aprovechando el aumento de la demanda solvente. El nuevo crédito se está dirigiendo a hogares y pymes, que se han convertido en segmentos estratégicos para los bancos", apunta.

También ha analizado cómo las rentabilidades se han visto limitadas por el entorno regulatorio, en un marco de competencia muy exigente y en constante evolución, y por los bajos tipos de interés. "Nuestra clientela está más informada y demanda nuevas fórmulas de atención y servicio, a través de canales distintos a la oficina tradicional. Esto exige a las entidades flexibilidad y proactividad, y la búsqueda de nuevas vías de diferenciación, a través de la excelencia en el servicio al cliente, mostrando una actitud honesta y profesional", ha destacado Egea.

La tecnología es fundamental para mejorar la eficiencia
Antes de finalizar su intervención, el presidente de BMN hizo referencia a las nuevas tecnologías, que "constituyen una herramienta importante para seguir mejorando la eficiencia en costes". En este contexto, ha manifestado que "la banca mediana regional desempeña un papel relevante, gracias a una mayor proximidad y conocimiento de sus clientes, sobre la base de relaciones estrechas y duraderas, generadoras de vinculación y confianza, así como de un gran sentido de responsabilidad social y compromiso con el desarrollo de los territorios en los que opera".