La confianza empresarial, aunque sigue siendo negativa, se va recuperando lentamente (13/01/2014)


La Cámara de Comercio de Mallorca analiza el dato del Índice de Confianza Empresarial, elaborado y publicado por el IBESTAT

Como se había pronosticado hace tres meses, el dato del Indicador de Confianza Empresarial (ICE) del cuarto trimestre empeora durante el otoño. Tampoco nos sorprenden las expectativas para principio de año: siguen empeorando para el primer trimestre. En cualquier caso, lo importante de los dos trimestres es que no son tan negativos como hace un año. Se confirma, así, una recuperación lenta. El sentir de los empresarios está en línea con el comportamiento del conjunto de indicadores de actividad, ya que también están ralentizando su ritmo de descenso. Sin embargo, esta leve mejoría tendrá escasas repercusiones en la economía real a corto plazo.

A nivel de islas, quien sigue teniendo el clima empresarial menos pesimista es Eivissa-Formentera. Además, vimos que en verano alcanzó el primer ICE positivo desde el inicio de la crisis.

En el cuarto trimestre, la desconfianza empresarial empeora. El ICE aflora un resultado de –28,1 puntos (p.), que supone 14,2 p. más que el trimestre anterior. La mitad de los empresarios encuestados sigue confiando en que la marcha de su negocio será similar al trimestre anterior. Y sólo el 9% opina que su facturación ha mejorado. Este Indicador de Confianza Empresarial, elaborado y publicado por el IBESTAT y analizado por la Cámara de Comercio de Mallorca, cuenta con la opinión de 833 empresas.

El pesimismo empresarial de final de año se sigue basando, principalmente, en los malos resultados de la facturación. Cuatro de cada diez empresarios encuestados sigue opinando que su cifra de negocio ha empeorado respecto al trimestre anterior porque no han conseguido remontar las ventas. No se han producido ajustes en el empleo: el 72% de los empresarios mantiene su plantilla.


Eivissa-Formentera atesora los mejores resultados y expectativas de confianza empresarial

Por islas, Eivissa-Formentera sigue atesorando las mejores expectativas y Menorca registra las peores, coincidiendo con el análisis macroeconómico de su situación.
Los resultados del cuarto trimestre se mueven en un intervalo que va del saldo de Eivissa-Formentera (-19,8 p.) al más negativo de Menorca (–39,1 p.).

Las expectativas para el primer trimestre empeoran (-34,4 p.)

Todos los sectores han empeorado sus resultados para el cuarto trimestre de 2013, excepto la construcción, y sus expectativas para el trimestre siguiente. Si durante el verano el turismo ha tenido un papel fundamental en el desarrollo de la actividad, y así se ha reflejado en su opinión empresarial, con el inicio de octubre y continuando hasta marzo, los sectores reflejan unas perspectivas negativas y peores en todos los sectores.

La Industria (-44,6 p.), la mayoría vinculada con la construcción, se mantiene en unos niveles de desconfianza muy bajos. No ha destacado en 2013, ni tampoco lo hará en el 2014.

En el sector de la Construcción se siguen produciendo unas expectativas empresariales desfavorables (-31,7 p.). Durante todo el año han registrado indicadores de confianza cercanos a -45 p. No se esperan cambios a corto plazo.

El sector Servicios, con el fin de la temporada turística, desciende su confianza empresarial. El Comercio, aunque sigue estando en saldo negativo, va mejorando lentamente. Para el primer trimestre ha reducido su pesimismo 16 p, al reflejar un ICE de –30,1 p. (frente al –46,1 p. de hace un año).

Para Hostelería, el cuarto y primer trimestre suponen descensos en el ICE. El sector registra un saldo negativo (-36,1 p.) en el cuarto trimestre y uno de -47,1 p para el siguiente. La actividad turística se mantiene en temporada baja y los empresarios lo reflejan.

Además, el Resto de servicios, aunque sigue con signo negativo (-29,6 p.), mejora su comportamiento con respecto a hace un año (-39,2 p.).