Emilio Duró: “Debemos intentar que la gente se preocupe menos y se ocupe más”

Emilio Duró representa uno de los claros ejemplos del efecto de las redes sociales en la comunicación hoy en día. Lo que comenzó para él siendo casi una broma (una charla motivacional en un congreso para el comercio gallego) ha terminado por convertirle en uno de los conferenciantes más solicitados del momento dada la amplísima difusión que la grabación de su intervención tuvo en las redes sociales. ¿Y por qué? Por su capacidad para motivar e ilusionar de una forma desenfadada, directa y cercana.

 

Esta fue precisamente la razón que llevó al Colegio Oficial de Agentes Comerciales de Mallorca, Ibiza y Formentera a traerle a la Cámara de Comercio de Mallorca para que sus colegiados, y muchas otras personas, pudieran disfrutar el pasado 6 de mayo de una conferencia titulada ‘Gestión de la ilusión en tiempos de cambios'. Y es que, como dice el Presidente del citado Colegio, Juan Manuel Corbacho (al que pueden ver en la fotografía junto a Emilio Duró), "en estos momentos de tanta lluvia de malas noticias creo que tenemos que tener un pequeño paréntesis para poder ofrecer ilusión y ganas de luchar".

 

Precisamente, de este tema pudimos hablar unos minutos con Emilio Duró, que asegura que "no creo que sean momentos de crisis, sino de cambios. Y, objetivamente, vivimos mejor que nunca. Eso de que en mi época era más fácil no es cierto".

 

"Creo que estamos exagerando el tema y tenemos que empezar a trabajar en base a cambiar actitudes, dejar de hablar tanto de crisis y ver qué podemos hacer, dejar de quejarnos y empezar a coger las responsabilidades de nuestra vida", asegura Duró, quien tiene muy claro que la realidad no existe, sino que cada uno ve las cosas de diferente manera y crea su propia realidad.

 

Respecto a la actual crisis, añade: "Yo creo que estamos gastando el tema, tenemos que cambiar el chip. Tenemos que ver qué puedo hacer yo para cambiarlo, y si hacemos lo de siempre, nos pasará lo de siempre. O pones pasión, alegría, entusiasmo y esfuerzo, o las cosas no cambian". "Creo que nos estamos excediendo en dos cosas: en quejarnos todo el día y en esperar que alguien nos busque una solución", afirma Duró: ¿La clave? "Debemos intentar que la gente se preocupe menos y se ocupe más".

 

Detrás de sus conferencias y entrevistas hay varios años de estudio de diversas cuestiones sobre los aspectos más básicos del ser humano: su parte animal, su parte emocional y su parte racional, tal como él mismo cuenta en sus intervenciones, en las que siempre destaca la importancia de lo que se aprende en los primeros años de vida.

 

Aunque también asegura que todos esos conocimientos los adquirió para sí mismo, cuando decidió que no quería seguir siendo el hombre triste en el que se había convertido. Pero no sabía que le estaban grabando su intervención ante el comercio gallego, ni que esa grabación iba a ser difundida en las redes sociales, lo que supuso un cambio importante en su vida. Así que, aunque le encanta la idea de poder transmitir su ilusión a otras personas, duda que ello le pueda cambiar la vida a nadie.

 

"La vida es actitud y conocimiento"

 

Considera además que una actitud positiva ante la vida no basta. Para Emilio Duró "la vida es actitud y conocimiento". "Si vas a un médico a operarte del corazón esperas que ese médico sepa de ello, no que tenga una actitud mental positiva o que esté motivado". Así que en el ámbito profesional se trata de combinar ambas cosas, ya que, a su juicio, "un tonto motivado es peligroso y una persona muy sabia sin motivación tampoco rinde".

 

Le otorga además una especial importancia a la formación continuada a lo largo de toda la vida. "No puede ser que con 20 años saquemos unas oposiciones, dejemos de estudiar, y queramos tener un empleo fijo hasta los 80 años. Tenemos la obligación de reciclarnos".

 

Y pensando en todas aquellas personas que están pensando en llevar adelante un proyecto empresarial, este licenciado en Económicas y Master en Administración de Empresas, con una amplia carrera como directivo en empresas nacionales y multinacionales y que desde hace más de 20 años trabaja como consultor y formador, considera que hay algunas cuestiones imprescindibles.

 

"Lo primero es saber muy bien lo que se quiere montar y tener un objetivo claro; lo segundo es decidir que no te vas a rendir, porque pasarás momentos penosos y de ansiedad; luego iría a aquellas instituciones que me puedan echar una mano, como pueden ser en este caso el Colegio de Agentes Comerciales o la Cámara de Comercio".

 

Y como cuarto aspecto, Emilio Duró lo tiene claro: "la vida está inventada", así que apuesta por "copiar a los mejores. Copia a alguien que haya tenido éxito en lo que tú quieres hacer, trabaja con él e intenta hacer lo que él hace". "La vida es imitación y has de aprender de los buenos".

 

Finalmente, cuando le preguntamos si él es un ‘motivador por accidente' contesta, con una sonrisa: "yo ya no sé lo que soy. Una persona normal y corriente, unos días más feliz y otros días menos, unos días me como la vida y otros días se me come ella a mí". "No siempre estamos en momentos de euforia, hay días en que lo ves todo claro y otros negro. Pero tendemos a dramatizarlo todo. Eso sí, tal como decía un amigo mío, los problemas graves te vienen un martes a las tres de la tarde cuando menos lo esperas, y es entonces cuando cambian tus parámetros de vida".