El sector náutico se une frente a la nueva Ley de Puertos, que afectará especialmente a las islas Baleares (09/04/2010)


Representantes del sector náutico se reunieron el 9 de abril con el presidente de la Cámara de Comercio de Mallorca, Joan Gual de Torrella, en la sede de la institución, para preparar el encuentro que mantuvieron con el portavoz de la Comisión de Fomento y Vivienda del Partido Popular (PP) en el Congreso de los Diputados, Andrés Ayala Sánchez, el lunes 12 de abril a las 12h. El objetivo del sector náutico es promover cambios en el texto de reforma de la actual Ley de Puertos 48/2003.

 

En la reunión participaron portavoces de distintas entidades, que representan tanto a la náutica de recreo como a las navieras: Rafael Palmer, gerente de la Asociación de Clubs Náuticos de baleares (ACNB); Emérico Fuster Pons, de la Asociación de Consultores y Gestores Náuticos de Baleares; Margarita Dahlberg, presidenta de la Asociación de Empresas Náuticas de Baleares (AENB); Miguel Arrom y Francisca Reynés, de la Asociación de Empresas Náuticas (FENIB); Alberto Pons, gerente del Real Club Náutico de Palma (RCNP); Patrick Reynés, presidente de la Asociación de Instalaciones Náutico Deportivas de Baleares (ANADE); y Vicente Iborra, delegado en Baleares de Trasmediterránea.

Todos ellos coincidieron en destacar la particularidad de las Baleares no sólo por el hecho insular sino por el peso de la náutica en su economía, y por tanto, su especial interés en modificar algunos aspectos de la nueva Ley de Puertos.

Así, las principales preocupaciones del sector náutico frente a la nueva Ley de Puertos se traducen en 5 puntos concretos:

1) La autofinanciación de puertos que plantea la nueva legislación se debe plantear de forma distinta para el archipiélago balear puesto que el tráfico de las islas es cautivo, es decir, unidireccional. Así, el puerto de Palma nunca podrá competir con los puertos de Barcelona, Tarragona, etc. con infraestructuras que se están quedando obsoletas. Ni siquiera podría competir con los puertos canarios, ya que desde allí se exporta mercancía a terceros países. El sector pide la búsqueda de vías alternativas de financiación para las Autoridades Portuarias a través de los Presupuestos Generales del Estado.

2) Rechazo a la modificación de la tasa T2 (tasa al Pasajero y al Vehículo en régimen de Pasaje) en los tráficos de ferries en línea regular Península-Islas, que provocará un aumento en los precios de más del 50%. En este sentido, el sector considera especialmente preocupante la aparición de una nueva categoría en la Ley que duplica la tasa portuaria de transporte para los vehículos de más de 4 metros, cuando en la práctica se trata de un tipo de vehículo que representa el 95% del total.

3) Rechazo a la supresión del régimen de bonificaciones en mercancías a las tasas portuarias vigente para Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla, para poder competir con puertos europeos, que sí las tienen. El objetivo de estas bonificaciones es compensar los sobrecostes de lejanía y la insularidad.

4) La náutica de recreo solicita armonización normativa, ya el sector no puede estar sujeto a discrecionalidad. En Baleares no existen organismos de coordinación para la aplicación de la Ley de Puertos de Baleares y de la Ley de Puertos del Estado.

5) La náutica de recreo pide un cambio en la concepción que el legislador tiene de la náutica-deportiva y pide que no se grave excesivamente el sector, lo que podría provocar su muerte.