Un año más, la Cámara apoya la organización de la Horus Superyacht Cup (22/06/2009)


El 22 de junio se presentó en la Cámara de Comercio de Mallorca la XIV edición de la Horus Superyacht Cup Palma 2009, que se celebrará en aguas de la bahía de Palma del 25 al 27 de junio. En el acto participaron el director del evento, Patrick Whetter, y representantes de las instituciones locales que, como cada año, respaldan la celebración de esta regata: el presidente de la Comisión de Transportes de la Cámara, Bartolomé Bestard; el responsable de Relaciones Institucionales de la Autoridad Portuaria, Mateo Ginard; y Coloma Castañer, en representación de la Conselleria de Turismo. El Consell de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma también apoyan esta iniciativa.

 

La Cámara de Comercio de Mallorca lleva años apoyando este evento por la importancia promocional y los efectos económicos que conlleva. En 2007, el Servicio de Estudios de la Cámara elaboró un estudio que estimaba que el impacto económico de la regata en su edición de 2006 -en la que compitieron 18 embarcaciones- alcanzó los 11,3 millones de euros, con un gasto medio por persona y día de 371 euros. Hay que tener en cuenta que estas embarcaciones llegan a Mallorca días antes de la competición y aprovechan su estancia en la isla para realizar reparaciones, visitas, etc. lo que supone que la media de permanencia en la isla es de un mes. La Cámara está convencida de la gran importancia que tiene la náutica para la economía local. Por este motivo, ha desarrollado distintas líneas de trabajo para promocionar y apoyar esta actividad en su dimensión turística e industrial. El objetivo de la Cámara es convencer a todos los sectores implicados, privados y públicos, de que la náutica debe ser una prioridad para las islas, teniendo en cuenta el potencial de las islas como destino y la capacidad de las empresas locales.

 

La gran novedad de esta edición es, además de la presencia de un nuevo patrocinador -Horus-, el EMPLAZAMIENTO, en el Moll Vell frente a la Lonja, lo que permitirá acercar la regata a los ciudadanos de Palma, ya que antes se celebraba en el Dique del Oeste. De hecho, el acceso al Muelle será libre el sábado 27 de junio de 9h a 13h, para poder admirar los 18 veleros venidos de todas partes del mundo para navegar por aguas de la bahía de Palma. Para los aproximadamente 500 tripulantes y participantes de la regata, el cambio de ubicación también será provechoso: será una buena oportunidad para descubrir una zona especialmente atractiva de Palma, tanto en lo que se refiere a su arquitectura, arte e historia como a la oferta complementaria.

4ª edición Jornadas "The future of Superyachts"
El presidente de la Comisión de Transportes de la Cámara, Bartolomé Bestard, fue también el encargado de inaugurar las jornadas sobre "El futuro de los superyates" que se han celerbado en el hotel Nixe Palace los días 22 y 23 de junio. Durante estos días, se ha tratado un extenso programa, que abarca temas como la fiscalidad, la formación, la tecnología, etc aplicadas al sector.

Misión Inversa con prensa especializada
Por último, el próximo 24 de junio, la Cámara de Comercio organiza una comida que reunirá a los periodistas especializados en náutica que acudan a Mallorca para cubrir este evento, para completar la información de que disponen sobre Baleares como destino náutico y darles a conocer otros aspectos de las islas, que hacen del archipiélago un destino turístico multiproducto de calidad.

 

Historia de la Superyacht Cup
En 1993, dos ex capitanes de yates, Patrick Whetter y su compañero Spike Thompson, pusieron en marcha un negocio de limpieza y reparación de velas. Decidieron organizar una fiesta de final de temporada para todos sus amigos, que estaban a punto de dejar el mar Mediterráneo para dirigirse hacia el Caribe. La fiesta se convirtió en un evento anual y, como todos los invitados trabajaban en yates o eran sus clientes, lo lógico era organizar una sencilla competición de yates, dándole así una razón a la fiesta: la entrega de premios. La primera regata ‘Big Boat Cup' se celebró en 1995 con cuatro yates participantes.

 

La idea de participar en la regata se tomaba muy en serio y muchos de los yates participaban en ella sin que sus propietarios estuviesen presentes. Por ello se concibió una nueva estrategia, más segura y sencilla. Los yates más pequeños y más lentos salen primero, los grandes y más rápidos salen después, a intervalos temporales específicos, y tratan de alcanzarlos. Modificando los intervalos y horarios en función de los resultados, después de las competiciones del día 1 y 2, el horario se salida de los yates del día 3 se podría calcular de forma más precisa, consiguiendo que todos los yates terminasen "casi juntos" para poder proclamar un ganador.

 

La 'Big Boat Cup' se hizo cada vez más conocida, el número de participantes aumentó cada año y la entrega de trofeos se convirtió en la excusa excelente para quitarle el polvo a la americana elegante y, para las chicas, para comprar un nuevo vestido de noche. El evento adquirió prestigio y muchos se enteraron de esta regata tan diferente a las demás.

 

Las empresas náuticas locales año tras año habían aumentado su apoyo y presencia en el evento, y gracias a su colaboración fue posible hacer frente a unas exigencias de catering y organización más complejas debidas a un número de yates muy superior con respecto a las primeras ediciones. Aún así, el espíritu del evento siguió siendo el mismo: disfrutar de unos días de navegación en la preciosa Bahía de Palma y divertirse en los actos sociales de la tarde y de la noche.

 

Durante los años siguientes a su apertura, el negocio de reparación y restauración de yates se había convertido en una empresa de producción de velas, que se vendió en 2007. Patrick continuó trabajando en la Superyacht Cup, ahora con un equipo de cuatro personas a tiempo completo. El calendario de la final de la America's Cup en Valencia proporcionó la oportunidad perfecta para subir la regata de nivel, introduciendo a más patrocinadores, mejorando la calidad de los eventos sociales, del entretenimiento y las instalaciones para una flota de más de 50 superyates y 3000 personas. La Superyacht Cup 2007 rompió todos los records y llamó la atención de los medios en todo el mundo.

 

Después del éxito de 2007, el equipo organizativo de la Superyacht Cup se integró en Informa Yacht Group, la empresa especializada en eventos náuticos de IIR, una de las agencias de organización de congresos, ferias y eventos a nivel mundial.

 

En 2009 la Superyacht Cup ha firmado un contrato de tres años con la Autoridad Portuaria de Balears para poder usar los el Muelle Viejo, en el centro del Paseo Marítimo de Palma. Este año se han apuntado a la regata 18 megayates. Todo apunta a que será uno de los mejores eventos en la historia de la Superyacht Cup.

 

www.thesuperyachtcup.com