La Cámara analiza la actual situación económica (04/03/2009)


El presidente, Joan Gual de Torrella, y la directora de Estudios de la Cámara de Comercio de Mallorca, Catalina Barceló, han analizado esta mañana el momento económico actual y los nuevos retos que plantea. Bajo la premisa de que esta novedosa crisis nos coloca en una situación desconocida, para la que no existen recetas y en la que hay que idear nuevas soluciones, Barceló ha comenzado su intervención revisando las políticas de apoyo que están desarrollando los principales países europeos y Estados Unidos. La directora de Estudios ha repasado también los indicadores de la economía balear, en base a los resultados de coyuntura del último trimestre de 2008, y el estado de la confianza empresarial local, en base al Indicador de Confianza Empresarial (ICE) que elaboran las Cámaras de Comercio trimestralmente. Barceló ha insistido en la dificultad de hacer predicciones ya que existe demasiada incertidumbre y el futuro de la economía dependerá de las políticas de apoyo que desarrollen los Gobiernos.

 

Las principales medidas de los programas económicos que están poniendo en marcha los distintos países se pueden agrupar en dos grandes grupos: políticas de choque para dinamizar la economía a corto plazo, ayudando a las familias y a las empresas y fomentando el empleo; y medidas estructurales con efecto a más largo término, agrupadas bajo el paraguas de ‘medidas de modernización', que buscan posicionar a los países en nuevos nichos de mercado para cuando termine la actual situación económica.

 

¿Cuál es la situación actual?
Hace un año que los ICE´s que trimestralmente publica la Cámara vienen siendo negativos, anticipando la ralentización que reflejan los datos macroeconómicos en la actualidad. Para el cuarto trimestre de 2008, este índice, elaborado mediante encuesta a más de 200 empresas de Baleares, acentúa su pesimismo en todos los sectores, reflejando valores negativos que oscilan entre los -28 y los -35 puntos.

 

Por su parte, el Boletín de Situación Económica (BSE) recoge la radiografía sectorial de la economía balear en el tercer trimestre de 2008, que refleja una ralentización. Es cierto que los terceros trimestres de cada año la confianza empresarial suele empeorar, pero este año el debilitamiento se ha acentuado más si cabe porque la desconfianza del sector de la construcción se ha extendido al resto de sectores. Así, la actividad siguió disminuyendo y el PIB del cuarto trimestre fue, por primera vez, negativo.

 

Por sectores, todas las variables analizadas de la industria registraron decrecimientos, siendo la contracción de la construcción más dura de lo previsto. Sólo los servicios paliaron los decrecimientos del resto de sectores, impulsados por la actividad turística. Sin embargo, el subsector "otros servicios" sí que sufrió los efectos de la moderación del consumo interno, con caídas de la tasa de crecimiento y de la población ocupada. En general, el mercado laboral incrementó el desempleo y redujo la creación de empleo, alcanzando una tasa de paro del 12,3%.

 

Recomendaciones frente a la crisis
Ante esta situación económica, la solución pasa por actuar con rapidez y con imaginación. Los empresarios confían en llevar a cabo acciones efectivas, no tanto, para evitar la crisis, sino más bien para paliar sus secuelas principales. Para conseguirlo, sugieren:
1) Favorecer un marco legal laboral flexible: incrementos salariales vinculados a la productividad y no a la inflación, negociar los convenios colectivos anualmente y reducción del absentismo.
2) Recortar gasto corriente de las Administraciones
3) Acotar los plazos de pago de la Administración: diseñar mecanismos que eviten demoras en los pagos de las Administraciones.
4) Facilitar la disponibilidad de crédito a las empresas, ya que la estabilidad financiera y la recuperación de la incertidumbre en el sector bancario serán imprescindibles para iniciar la recuperación.
5) Bajar el Impuesto de Sociedades y las cotizaciones sociales, para incrementar la competitividad de las empresas españolas.

 

Además, en esta situación, es el momento para plantear medidas estructurales de medio y largo plazo.
1) Apoyar el Plan de Inversiones Municipales en Obra Pública (8.000 M€)
2) Apoyar el Plan Renove Turismo (1.000 M€)
3) Apostar por una financiación autonómica más equilibrada
4) Apostar por el cumplimiento de la legislación: la economía sumergida aflora en épocas de crisis, constituyendo un motivo más para la destrucción de empresas.
5) Impulsar un plan formativo
6) Estimular medidas laborales para autónomos, ya que representan más del 50%. Favorecer nuevas medidas para la internacionalización y reconocimiento del sector turístico

Su navegador no tiene instalado el Flash


Descargas
Reflexiones de la situación económica actual (1638 KB)